miércoles, 29 de agosto de 2018

Memoria Oral de la Minería. San Adrián de Juarros (Burgos)

Mineros del carbón homenajeados en San Adrián de Juarros
Mineros del carbón homenajeados en San Adrián de Juarros

Continuamos con la recogida de la memoria oral de la minería junto con el Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León y en esta ocasión nos vamos hasta San Adrián de Juarros, en Burgos. Ya en el siglo XIX se sacaba carbón de esta zona cercana a Atapuerca y aunque las minas estuvieron abiertas hasta principios de los 70 (del siglo XX), su producción era modesta en comparación con las grandes cuencas palentinas o leonesas.

Durante el año pasado conseguimos entrevistar a 7 mineros burgaleses, aunque tristemente, uno de ellos falleció, por lo que en la presentación y entre de copias solo pudieron asistir 6.

Asistentes a la presentación de la memoria oral
Asistentes a la presentación de la memoria oral

El acto tuvo lugar en la casa consistorial y hasta allí se acercaron gran cantidad de vecinos. Tras la presentación del alcalde Florencio Martínez, tomó la palabra Roberto Fernández, director del Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León. Explicó a los asistentes el proyecto de recogida de la memoria oral de la minería que se lleva a cabo gracias a la Junta de Castilla y León, contando cómo surgió y cuales son sus fines.
También habló Jorge Ibáñez, que fue quien les entrevistó y explicó cómo se llevaron a cabo las entrevistas. Luego se proyectó un vídeo resumen de los testimonios de los mineros y otro sobre la historia de las minas de la zona.
Para terminar, nuestro compañero Fernando Cuevas dio una pequeña charla divulgativa abordando el tema del papel que jugaron los mineros burgaleses en el escenario del carbón en castilla y León.

Desde el CIM de Barruelo queremos agradecer al Ayuntamiento de San Adrián de Juarros por su colaboración para que este proyecto siga creciendo.

Os dejamos con algunas fotos de ese día.


Roberto Fernández, director del Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León
Roberto Fernández, director del Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León

Jorge Ibáñez durante la presentación de la memoria oral de la minería
Jorge Ibáñez durante la presentación de la memoria oral de la minería

Fernando Cuevas durante la presentación de la memoria oral de la minería
Fernando Cuevas durante la presentación de la memoria oral de la minería

Florencio Martínez con uno de los mineros
Florencio Martínez con uno de los mineros

Foto de grupo en las escaleras de la casa consistorial de San Adrián de Juarros
Foto de grupo en las escaleras de la casa consistorial de San Adrián de Juarros
Óliver del Nozal

miércoles, 8 de agosto de 2018

El Grafeno. Posible futuro para nuestras minas.


Casi seguro que todos habéis escuchado alguna vez la palabra grafeno, pero puede que no todos sepáis lo que es. Se trata de una sustancia que promete revolucionar la tecnología en todos los aspectos.
Pero, ¿qué es?. El grafeno es una lámina de 1 átomo de espesor compuesto por carbono puro y dispuesto en una forma regular hexagonal. Supongo que después de leer esto estaréis igual que al principio, pero si os digo que una lámina de 1 m2 pesa 0,77 miligramos, que es más duro que el diamante y 200 veces más resistente que el acero, ¿qué? ¿A que ahora lo veis con otros ojos?


Estructura del grafeno a base de átomos de carbono

Sus bondades no acaban ahí; además de lo ya dicho, es un súper conductor y los electrones pueden moverse a velocidades cercanas a las de la luz y se calienta mucho menos que el silicio, por lo que es ideal para la fabricación de circuitos eléctricos. Es un material tan flexible como el plástico y extremadamente denso, por lo que ningún átomo puede atravesarlo. 
He dejado lo mejor para el final. Si hasta ahora ya te parecía una pasada, verás con estas tres características:

 -Es completamente natural, reciclable y no contamina.
 -Es autorreparable. Si tiene un agujero, le agregas carbono y se repara solo (al menos  a nivel    microscópico).
 -No necesita corriente eléctrica, ya que usa la luz como fuente de energía, limpia e inagotable. ¿Imagináis circuitos eléctricos que no necesiten estar enchufados para funcionar?

Ya tenemos una idea más o menos clara de lo que es el grafeno y gracias a sus características se puede utilizar, además de para circuitos eléctricos, para carrocerías de todo tipo de vehículos, pinturas ultra resistentes, tejidos especiales, blindajes, elementos de seguridad... sus usos son tantos como podamos imaginar.



Esta sustancia se da de forma natural, pero suele estar "contaminada" con otros minerales, y para aprovechar al máximo sus especiales características, tiene que estar pura. Aquí es donde nos encontramos con el problema y es que extraerlo con una gran pureza es muy costoso. Se puede hacer de forma casera colocando una cinta adhesiva en una mina de lápiz, que está hecha de grafito. El grafito es un apilamiento de innumerables capas de grafeno, por lo que no es descabellado pensar en que se puede extraer también del carbón. En algunos países como, Estados Unidos o Polonia, ya se está haciendo y en España se encuentra en fase experimental. Un equipo de geólogos y físicos con base en la facultad de Ciencias de la Tierra y Física de la Materia Condensada de la Universidad de Cantabria, están estudiando el aprovechamiento de ciertos carbones de León y Palencia para la extracción de grafeno con la suficiente pureza.
De encontrar viabilidad al proyecto, sería una gran noticia para nuestra zona ya que las minas se mantendrían abiertas, se crearían puestos de trabajo y el carbón extraído no se quemaría, por lo que no habría contaminación, que es el mayor problema. Actualmente, las minas de carbón de nuestro país son dependientes de las subvenciones de Europa y esta ha fijado la fecha para dejar de dar ayudas al sector. Será el 31 de diciembre de 2018, por lo que las empresas mineras deficitarias tendrán que echar el cierre.
De salir adelante la extracción de grafeno en nuestras minas, podríamos frenar la despoblación tan brutal a la que se enfrentan las cuencas mineras y poder dar un futuro a estos pueblos de montaña. 

Si queréis saber más sobre el grafeno, o sobre cualquier otro tema relacionado con la minería del carbón, no dudéis en venir a visitarnos al Centro de Interpretación de la Minería de Barruelo de Santullán. ¡Os estamos esperando!

Óliver del Nozal

miércoles, 25 de julio de 2018

Visita al Ecomuseo Minero del Valle de Samuño

Foto de grupo frente al castillete del Pozo San Luis
Foto de grupo frente al castillete del Pozo San Luis
El pasado 25 de febrero, los guías del CIM tuvimos de nuevo, la oportunidad de disfrutar de
otra fantástica jornada dentro de las actividades del programa MSM Activo que realiza el
Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León, ubicado en Sabero.
En esta ocasión nos desplazamos hasta el Valle de Samuño, un estrecho valle tributario del
Nalón, ubicado en el concejo de Langreo, en el corazón de la Cuenca Hullera Central Asturiana,
y en un entorno natural de gran belleza, rodeado de importantes masas de bosque atlántico y
bosque de ribera. La actividad minera ha marcado de forma notable el paisaje de este valle,
desde hace unos 175 años, dejando numerosos vestigios industriales, algunos de ellos de gran
valor histórico.

La visita al Ecomuseo Minero Valle de Samuño comienza en la estación de El Cadavíu, donde se
encuentra el centro de recepción de visitantes y el punto de partida de un tren minero, uno de
los principales atractivos de la visita. La salida del tren minero tenía lugar a las 11:30. Mientras
esperábamos a que llegase la hora, pudimos aprovechar para ver la exposición del centro de
visitantes donde hay fotografías antiguas, herramientas mineras y algunos paneles con
información del recorrido.
El trayecto en tren dura unos 20 minutos y recorre cerca de 2 km. Aproximadamente la
primera mitad del recorrido se realiza al aire libre mientras una grabación va comentando y
explicando algunos de los elementos de mayor interés, no solo relacionados con el patrimonio
histórico minero sino también con el patrimonio natural del valle.
Tras pasar junto a las instalaciones del pozo Samuño, el tren nos adentra en las profundidades
de la tierra a través del socavón Emilia, que constituye el primer nivel del pozo San Luis. En
esta parte del recorrido la grabación continúa dando información acerca de los sistemas de
extracción del carbón, del entibado de galerías, ventilación, evacuación de aguas, riesgos y
peligros del trabajo minero, etc. Desde mi punto de vista el hecho de que sea una grabación y
no un guía el que explique el recorrido, hace que la calidad de la visita en esta parte se vea
reducida, ya que en ocasiones no se oye bien por el ruido, y a veces, lo que está explicando la
grabación no se corresponde exactamente con lo que estás viendo en ese momento. A pesar
de ello, la experiencia de recorrer en un tren minero una auténtica galería y sentir la humedad
y el olor característico de este tipo de ambientes, sin lugar a dudas, merece la pena.

Tren Ecomuseo de Samuño
Tren Ecomuseo de Samuño 

El tren se detiene en el embarque de la primera planta del pozo San Luis, donde nos recibe una
guía, que nos ubica en el lugar que nos encontramos dentro del pozo y nos cuenta algunos
aspectos sobre la historia del pozo, el funcionamiento de los embarques y la comunicación
dentro de la mina. Estamos a 32 m de profundidad, de un total de 430 m que tiene el pozo.
Este fue construido a finales de los años veinte del pasado siglo, por la empresa Carbones
La Nueva
, estuvo en funcionamiento hasta 1969 y se mantuvo como auxiliar del cercano pozo
Samuño hasta el año 2002.
Tras la explicación, ascendemos los 32 m que nos separan de la superficie, en unos ascensores
que imitan las antiguas jaulas. Al salir al exterior, lo primero que nos llama la atención es el
monumental castillete de 28 m de altura y la espectacular Casa de Máquinas del pozo San Luis,
de 1930, que constituye uno de los ejemplos de arquitectura industrial asturiana más
destacados. La empresa Carbones La Nueva quiso dotar al edificio de aires modernistas,
destacando especialmente la cubierta y la ornamentación de los pináculos de zinc que coronan
los pilares de la fachada principal. Según nos dijo la guía, la utilización de este material se
explica porque Carbones de La Nueva fue empresa filial de la Real Compañía Asturiana de
Minas
, la cual se dedicaba a la explotación de dicho metal en Arnao.

Castillete Pozo San Luis
Castillete Pozo San Luis

Tras contemplar el exterior de la Casa de Máquinas, la guía nos condujo por su interior,
mostrándonos y explicándonos algunos de sus principales componentes, conservados en muy
buen estado, como es el caso de la máquina de extracción, para subir y bajar las jaulas; o los
compresores, encargados de producir el aire comprimido que acciona la mayor parte de las
herramientas del interior de la mina.
Al salir de la Casa de Máquinas, nos dirigimos a las oficinas, donde pudimos ver la pagaduría,
una pequeña ventana exterior a través de la cual cobraban los mineros, ya que estos no podían
acceder a su interior; y a la lampistería, donde permanecen las lámparas y las fichas personales
que identificaban a los mineros.
A partir de aquí, el resto de la visita se realiza por libre, y es posible recorrer y adentrarse en
algunos de los edificios situados en el recinto de la plaza del pozo San Luis. Siguiendo el orden
del recorrido, visitamos la casa de aseo, donde se conservan las duchas, taquillas y perchas
para colgar la ropa; el taller, que cuenta con una pequeña exposición de locomotoras de
ferrocarril; además del botiquín, la carpintería y la fragua. También, junto a la Casa de
Máquinas, pudimos ver la bocamina del socavón Isabel, una antigua mina de montaña de
1904.

Desde las instalaciones del pozo San Luis, además es visible el cercano poblado minero de La
Nueva, con algunos ejemplos interesantes de viejos cuarteles, las viviendas en las que se
alojaban los mineros y sus familias.
Una vez completada la visita, nos acercamos a uno de los tradicionales chigres de la zona,
decorado, como no podía ser de otra forma, con herramientas y fotos de temática minera.
El retorno hasta la estación de El Cadavíu se puede realizar de nuevo en el tren minero, o bien
caminando a través de una agradable senda verde de 2 km de recorrido, aunque en nuestro
caso, el autobús ya nos estaba esperando junto al pozo San Luis. La duración total de la visita
se puede hacer en unas 2 horas de forma tranquila.

Después de comer, teníamos algo de tiempo libre, así que aprovechamos parte de la tarde
para pasear por Oviedo, visitando algunos de los rincones más emblemáticos de la ciudad y
poniendo fin a otra excelente jornada por tierras asturianas.

Guías del CIM de Barruelo en el Ecomuseo de Samuño
Guías del CIM de Barruelo en el Ecomuseo de Samuño

Desde el CIM de Barruelo, os recomendamos que os acerquéis a conocer el Ecomuseo Minero
Valle de Samuño, una visita muy completa donde seguro os sorprenderéis y aprenderéis
nuevas cosas sobre la vida y el trabajo de los mineros. Podéis planificar vuestra visita al
Ecomuseo y consultar sus tarifas y horarios en la web (www.ecomuseominero.es) o a través del
teléfono 984 082 215.
Si queréis saber más sobre cualquier tema relacionado con el mundo del carbón, no dudes en
venir a visitarnos al Centro de Interpretación de la Minería de Barruelo de Santullán. ¡Os
estamos esperando!

Héctor Fuente

miércoles, 11 de julio de 2018

Fallo del III Certamen Internacional de Relatos Cortos sobre la Minería del Carbón

Tercer año consecutivo en el que llevamos a cabo es iniciativa literaria y que poco a poco se va instaurando. 
En esta ocasión, hemos querido rendir homenaje a una de las partes más importantes de las cuencas mineras. Las mujeres.
Los participantes han sabido plasmar la esencia de la vida en el día a día de la mujer de las cuencas, una mujer fuerte y trabajadora que tenía que aguantar en silencio todos los días la ausencia de su marido sin saber si volvería a verlo. Además, algunas veces tenía que sacar la casa adelante ella sola, con una familia que alimentar y con la carga de la viudedad prematura. 

Suena a cliché, pero la decisión del primer y segundo premio ha estado reñida, seguida de cerca por el tercero y justo detrás, otros relatos que se han quedado a las puertas. La labor del jurado no es fácil, pero en esta ocasión, los relatos y autores premiados han sido los siguientes.

PRIMER PREMIO
Cita a las 8 (Ángeles del Blanco Tejerina)

SEGUNDO PREMIO
El Vestido Blanco (Laly del Blanco Tejerina)

TERCER PREMIO
Sueños de Grisú (Luis San José López)


La entrega de premios tendrá lugar el viernes 13 de julio, en la casa del pueblo a partir de las 19:30 horas.

Desde el CIM, queremos agradecer a todos los participantes el haber dedicado su tiempo a participar en el concurso y es que nos da mucha alegría que haya tanta gente interesada en la cultura. Esperamos que el año que viene haya más participantes además de los de este año y que no se pierdan las ganas de escribir, porque hay muy buen nivel.
Aprovechamos para recordaros que todos los participantes tenéis 2 entradas gratuitas para visitar el Centro de Interpretación de la Minería de Barruelo de Santullán y para disfrutarlas, solo nos tenéis que llamar, identificaros y decirnos cuándo vais a venir.

Muchas gracias a todos y nos vemos el año que viene.

miércoles, 4 de julio de 2018

IV Jornadas de Minería y Geología Montaña Palentina


Como ya es costumbre, a finales de julio llevaremos a cabo las IV Jornadas de Minería y Geología Montaña Palentina en el CIM de Barruelo. Os invitamos a que asistáis a las conferencias y demás actos que haremos en homenaje a nuestro amigo Roberto H. Wagner, que falleció recientemente. Os dejamos el cartel y si tenéis cualquier duda, podéis llamarnos o escribirnos. 

Daremos 4 conferencias centradas y la minería y geología de nuestra comarca, además de hacer una exposición de fósiles es la última planta del Centro de Interpretación de la Minería y una visita guiada al Bosque Fósil de Verdeña.

Os estamos esperando.

miércoles, 27 de junio de 2018

II certamen Nacional de Pintura Rápida Tierras Mineras

II Certamen Nacional de Pintura Rápida "Entre Cuencas"
II Certamen Nacional de Pintura Rápida "Entre Cuencas"

Este año tenemos el placer de contar en nuestro centro con el II Certamen Nacional de Pintura Rápida Tierras Mineras, gracias al Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León con su programa "Entre Cuencas".

El concurso tendrá lugar en Barruelo de Santullán el día 29 de julio de 2018 desde las 10:30 hasta las 17:30. Se podrá realizar la inscripción desde el 15 de junio hasta el 28 de julio en el Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León (ver en el mapa) o a través del correo electrónico didáctica@msmcyl.org (ver bases). El mismo día 29 de julio también se podrá realizar la inscripción en el Centro de Interpretación de la Minería de Barruelo de Santullán (ver en el mapa), de 10:30 a 11:30.

Respecto a los premios, habrá un premio de 800€, el segundo serán 600€ y el tercero, 400€.

Os dejamos las bases aquí para que las podáis consultar y en ellas encontraréis toda la información sobre las dimensiones, técnicas, inscripción y demás.
Si os surge alguna duda podéis escribirnos a museo@cimbarruelo.es o llamarnos al 979607294 de miércoles a domingo en horario de 10 a 13:30 y de 16 a 19:30.

miércoles, 20 de junio de 2018

Pozo Bárbara. El primer pozo de Barruelo.


Pozo Bárbara (Barruelo de Santullán) 1873
Pozo Bárbara (Barruelo de Santullán) 1873
Tras tres décadas explotando el carbón de la cuenca del Rubagón con minas de montaña, las reservas en superficie empezaban a ser insuficientes y era necesario buscar el mineral que se encontraba por debajo del nivel del río. Para afrontar este reto, en 1873, la empresa concesionaria de las minas de Barruelo (Ferrocarriles del Norte) hace una gran inversión para modernizar la maquinaria y crear el primer pozo vertical de la localidad palentina.
A la creación del pozo, le acompañó la construcción de un lavadero Evrard, único en el país y que costó 280.000 pesetas (1.683€) y una briquetera Bouriez con un coste de 296.000 pesetas (1.779€). Estas cifras astronómicas para la época, nos dan una idea de la importancia de las minas de Barruelo, de las que se nutrían las locomotoras de la empresa ferroviaria.

Grabado del Pozo Bárbara (Barruelo de Santullán) 1883.
Grabado del Pozo Bárbara (Barruelo de Santullán) 1883.

Volvemos al Pozo Bárbara, que inicialmente tenía un castillete de madera de 10 metros de altura, pero que en poco tiempo se quedó "pequeño" y hubo que cambiarlo también por el deterioro sufrido. El castillete elegido es posiblemente uno de los más bonitos que se han instalado en la provincia, procedente de Bélgica y con más de 44 toneladas. Sus 28 metros de altura se dividían en 2 niveles, uno a la altura del brocal por el que salía el carbón y otro a 11,9 m por el que salía el escombro a través de un puente. La parte alta del parque de Barruelo es la escombrera que se formó durante el laboreo de nuestro primer pozo.
El coste total de la compra del castillete, el transporte desde Amberes, las aduanas y montaje ascendió a 32.632,70 pesetas (196€), una pequeña fortuna que permitiría aumentar la producción de las explotaciones de la cuenca.

Planos del Pozo Bárbara (Barruelo de Santullán) 1873
Planos del Pozo Bárbara (Barruelo de Santullán) 1873

El pozo tenía una profundidad de 90 metros, pero los últimos 20 pertenecían a la caldera, que es el lugar donde se acumula todo el agua que se va filtrando para su posterior extracción. Esta se llevaba a cabo a través de unas cajas de madera, adosadas a las jaulas y que en cada viaje podían extraer poco más de un metro cúbico. A medida que las explotaciones se hacían más importantes, la cantidad de agua filtrada aumentaba y en momentos puntuales, se llegaron a utilizar las 2 jaulas únicamente para la extracción del agua. Este sistema mantenía constantemente una jaula dedicada al desagüe, por lo que la extracción era la mitad de lo que se podía conseguir. Por ello se decidió invertir en una bomba de extracción de 60 cv que funcionaba con vapor y que permitía el desagüe de unos 80 metros cúbicos de agua por hora. Este cambio permitió al pozo Bárbara extraer 60.000 toneladas de carbón al año, reduciendo costes y aumentando el beneficio de la empresa. Como dato curioso, se necesitaban 180 kg de hulla para producir el vapor necesario para mover la bomba.

Grabado en el que se ve el Pozo Bárbara, Barruelo al fondo y el cerco industrial a la izquierda.
Grabado en el que se ve el Pozo Bárbara, Barruelo al fondo y el cerco industrial a la izquierda.

El acceso de personal se hacía a través de una escalera excavada en la roca, por la que los obreros tenían que descender 278 escalones. El material sin embargo, salía en vagones de madera que podían cargar 700 kg de carbón cada uno y que ascendían en unas jaulas de un solo piso tiradas por un motor de 25 cv.
La visión de este castillete rodeado de un pueblo que bullía vida, el ir y venir de los vagones hacia el cerco industrial... tuvo que ser algo muy especial.
Las circunstancias quisieron que poco tiempo después, Ferrocarriles del Norte empezara a comprar carbón a las minas del valle de Aller en Asturias, propiedad del Marqués de Comillas (uno de los mayores accionistas de Norte). Un fallo en la ejecución de la perforación del pozo, hizo que la caña no estuviera bien aplomada y perdiera sección a medida que se iba profundizando y junto con otra serie de pequeños problemas, fueron el fin del pozo Bárbara. 
Mientras que en Asturias se extraía carbón en minas de montaña (a excepción del Pozo de Arnao), en el valle de Santullán ya había 3 pozos verticales en el siglo XIX: Bárbara, Jovita y Rafael.

Si quieres saber más sobre la historia de Barruelo o sobre cualquier otro tema relacionado con el carbón, no dudes en venir a visitarnos al Centro de Interpretación de la Minería de Barruelo de Santullán. ¡Te estamos esperando!

Óliver del Nozal