miércoles, 23 de agosto de 2017

El pozo plano de Peragido. La última mina de Barruelo



Cuando hablamos de la minería en Barruelo es inevitable sacar el tema del Calero, nuestro pozo más ilustre y afamado, pero hoy quiero hablaros de otro pozo importante, ya que fue el último en cerrar en nuestra cuenca.
El Pozo Peragido (o Peregido, según a quién preguntes),se encuentra en la margen derecha del arroyo del mismo nombre, junto al antiguo vertedero de Barruelo.
En las instalaciones nos encontramos con el castillete del pozo vertical que cerró en el 68, pero el pozo del que vamos a tratar hoy es otro y se encuentra en una de las esquinas. 
Se trata de un pozo plano ¿y esto, qué es? Un pozo plano es un pozo que en vez de bajar vertical, desciende con una cierta pendiente, y aunque no suelen alcanzar tanta profundidad, son más seguros.

En 1980, HUBASA (Hullas de Barruelo SA) compra las concesiones de las minas de Barruelo y Vallejo y comienza a abrir las minas cerradas en 1972.
En la zona de Peregido solo se habían laboreado las capas del grupo inferior (de la 1 a la 8) por medio del pozo vertical de 398 metros de profundidad. En 1983, la nueva empresa busca extraer las capas 9 y 10, aún con grandes reservas en profundidad. Para ello perfora un nuevo pozo plano de 181 metros y una longitud de 646 metros hasta la tercera planta, más otros 20 hasta la caldera. La inclinación de la pendiente era de 17º, por la que discurría una única vía que daba a una sala de máquinas donde había un torno para extraer los vagones de 5 en 5.
La bocamina se encuentra a 1120 metros sobre el nivel del mar y si nos adentramos en ella, accederemos a sus 3 niveles. La primera planta estaba a 1059 (61 m de profundidad), la segunda a 1006 (53 m) y la tercera a 939 (67 m). 

La capa 10 (perteneciente al grupo superior), tiene una potencia de 1,2 metros, por lo que podemos decir que es una capa "cómoda". Tenemos que tener presente que el buzamiento (inclinación) de las capas es entre 55º y 85º, por lo que lo de cómoda es relativo.
Esta es la capa que más se explotó, y en sus 22 años de historia podemos calcular que se extrajeron alrededor de un millón de toneladas de hulla.
Hubo momentos en los que de Peragido salían todos los días 40 camiones de 24 toneladas cada uno con rumbo al lavadero y de ahí, a la central térmica de Velilla de río Carrión.

En 1999 se abrieron 2 minas más en la zona: Mina Cocoto y Mina Luisa.
Cocoto era una mina con más de 100 años, barrenada a maza, de la que apenas se sacó carbón, pero que servía como nivel de cabeza de Luisa. Esta ya era una mina grande, con 636 m de galería y casi sin entibar y un enorme cargadero de hormigón en la entrada.
En el año 2000 se instalaron dos rozadoras (un robot con una cabeza giratoria que va arrancando el carbón). Una que iba desde la tercera a la primera planta en una rampla de 150 metros y otra desde la primera hasta mina Luisa. Esto fue posible porque HUBASA consiguió que redujeran la categoría de peligrosidad del Pozo Peragido de 4 a 3, que es la máxima en la que está permitido mecanizar la extracción.

Los transversales que se dirigían hacia el pueblo se encontraron con antiguas explotaciones en niveles superiores. Estas minas, conocidas como Las Carlotas, estaban inundadas y el agua filtraba en gran cantidad hasta las galerías de Peragido, lo que suponía un problema muy grande, además del riesgo que conlleva. Para solucionarlo, se instalaron en las galerías unas puertas metálicas de 15 cm de grosor para intentar contener las aguas. No dio resultado y la presión del agua abombó las puertas, por lo que hubo que buscar otra solución, que fue la construcción de un muro de hormigón armado de un metro de espesor y que se adentraba un metro en paredes, suelo y techo. De esta forma se consiguió mantener el agua aislada del resto de la mina y continuar con las labores de explotación.

Como en casi todas las minas, hay una historia trágica y el Pozo Peragido no es menos. A pesar de ser mucho más seguro que el Calero, en sus 22 años de explotación se cobró la vida de dos mineros.
A finales de 2005 se cerraron todas las minas y con ellas se acabó con más de 150 años de minería. Nuestro trabajo ahora es impedir que todo esto se olvide y difundir la que ha sido la forma de vida de miles de familias durante un siglo y medio.

Si quieres saber más sobre el pozo Peragido o sobre cualquier otro tema relacionado con el carbón, no dudes en venir a visitarnos al Centro de Interpretación de la Minería de Barruelo de Santullán. ¡Te estamos esperando!

Óliver del Nozal