miércoles, 1 de junio de 2016

El Coque. La destilación del carbón.

Hornos de coque de Sabero (León)
Hornos de coque de Sabero (León)

La revolución industrial se pudo realizar gracias al carbón. Era el motor del mundo como lo es hoy en día el petróleo, no sólo como combustible, se fabricaba todo lo que hoy se hace con derivados del petróleo.
Uno de estos subproductos es el carbón de coque, que es en el que nos vamos a centrar.

El coque es un destilado de hulla que se obtiene de un proceso parecido al del carbón vegetal. Buscamos eliminar todos los volátiles para que nos quede un producto con alto contenido en carbono, lo que le confiere un mayor poder calorífico y una mayor resistencia. Tiene un color negruzco o gris metálico y debido a la desaparición de todos los gases, le da un aspecto poroso.
Durante el proceso de coquización, se pueden obtener alquitranes y gases útiles para confeccionar otros productos, pero si lo que queremos es coque, construiremos hornos específicos para garantizar la máxima calidad del mismo, desechando el resto de subproductos.

Hornos de coque de Sabero (León)
Hornos de coque de Sabero (León)

Para obtener coque, tenemos que llevar la hulla a una temperatura de entre 700º y 1.000º. Esta temperatura nos dará un tipo de coque u otro, pudiendo llegar hasta los 1.200º en algunas situaciones. Es importante que no haya oxígeno dentro de los hornos, ya que el carbón ardería y no queremos eso.
Un horno de coque, es un conjunto de cámaras de ladrillo refractario colocadas en paralelo. Se alimentan por la parte superior mediante tolvas y tras varias horas de coquización, se extrae empujando el carbón de forma longitudinal. Una vez fuera, se apaga con agua y se lleva a la zona de cribado, trituración y clasificación por tamaños ya que la industria siderúrgica los aprovecha por separado.
Flanqueando las cámaras de coquización, encontramos unas cámaras de combustión que es donde se genera el calor, que pasa a través de los ladrillos y llega hasta el carbón. Este, se encuentra amontonado y al ser mal conductor térmico se corre el riesgo de que la hulla del interior no se haya alterado mientras que la que toca las paredes esté ya coquizada. Por eso se limita la anchura de las cámaras, para evitar ese problema y extraer un producto homogéneo.
En nuestra zona hubo hornos de coque en Barruelo, Vallejo y San Cebrián, solo que los de Barruelo se derribaron pronto ya que casi toda la producción de hulla se destinaba para hacer briquetas.


Coque de carbón mineral
Coque de carbón mineral
Los primeros usos que se le dieron al coque fueron para calentar las casas, ya que al no tener volátiles no produce humo y para las fraguas de los herreros en zonas en las que la madera era escasa. También se utilizó como combustible para las locomotoras, pero el uso más extendido es en las fundiciones y altos hornos. Allí se utiliza como combustible y como reductor de los óxidos de hierro en las reacciones químicas que forman el acero, por ejemplo.

Si quieres saber más sobre el coque o sobre cualquier otra cosa relacionada con el mundo del carbón, no dudes en venir a visitarnos al Centro de Interpretación de la Minería de Barruelo de Santullán. ¡Te estamos esperando!

Óliver del Nozal