miércoles, 16 de noviembre de 2016

Historia de los explosivos

El desarrollo de los explosivos es lo que permitió dar el gran salto a la industria minera. Mientras se tuvieran esclavos, no importaba tanto que no hubiera explosivos, pero en el momento en que la esclavitud desaparece y hay que pagar a los trabajadores, el hecho de poder hacer volar media montaña es un gran ahorro.

¿Qué es una explosión? Simplemente es una reacción química en la que se libera presión y calor de forma acelerada y en un breve espacio de tiempo. Al aumentar el volumen tan rápido, se crea una onda expansiva que se propaga en todas direcciones.


Soldado a punto de disparar un proyectil cargado de pólvora negra
Soldado a punto de disparar un proyectil cargado de pólvora negra

El primer explosivo del que tenemos conocimiento es la pólvora negra, una combinación de azufre, salitre y carbón. Es un invento chino que data del Siglo XI y que se descubrió cuando los alquimistas buscaban una pócima para la vida eterna, ya que el salitre y los sulfuros se usaban en la medicina tradicional china. Inicialmente tuvo un uso bélico para lanzar proyectiles con cañones y durante siglos, fue el único explosivo conocido. Sirvió para minar los muros de varias ciudades, para crear caminos, explotar minas y popularizar las armas de fuego; además es el componente fundamental de los fuegos artificiales.


Ascanio Sobrero, inventor de la nitroglicerina
Ascanio Sobrero, inventor de la nitroglicerina

El siguiente gran explosivo fue la nitroglicerina, que se obtiene mezclando ácido nítrico, ácido sulfúrico y glicerina. La descubrió en 1847 el químico Ascanio Sobrero, pero murió sin saber controlarla. A temperatura ambiente es líquido, lo que hace que su manipulación sea muy compleja ya que es sensible a cualquier movimiento o golpe y su explosión es mucho más potente que la de la pólvora negra. Aún así se utilizó, ya que al agregarle algunos elementos, como el aluminio, se consigue estabilizar un poco.
También se ha usado en medicina para tratar enfermedades del corazón.


Alfred Nobel, inventor de la dinamita
Alfred Nobel, inventor de la dinamita

En 1867, Alfred Nobel inventa la Dinamita basándose en los estudios de su predecesor Sobrero. Por casualidad descubrió que la tierra de diatomeas (unas algas microscópicas recubiertas por un caparazón de sílice) absorbe la nitroglicerina dándole mucha estabilidad y haciéndola controlable. La unión de las diatomeas con la "nitro" formaba un polvo que se introducía en un tubo de cartón junto con un detonador que hacía que la explosión fuera controlada. Este invento disparó la obra civil y la minería, ya que los costes de producción eran muy baratos y su fabricación y transporte eran bastante seguros. Mientras la temperatura ambiente no fuera superior a 30º, la nitroglicerina se mantenía estable y no "sudaba", por lo que se popularizó y su uso se extendió al campo militar.
Uno de los introductores de la dinamita en la minería de nuestro país fue Mariano Zuaznavar y Arrascaeta que construyó el Canal Subterráneo de Orbó, del que os hablamos en nuestro centro de interpretación.

En las minas de Barruelo (y en la mayoría de minas de nuestro país) últimamente se ha utilizado Goma-2, un explosivo gelatinoso con base de dinamita, muy potente y fabricado en España. Las minas de carbón con grisú necesitaban un explosivo especial y aquí se utilizó el explosivo de seguridad nº9 que se podía utilizar en barrenos con agua y no era deflagrante, por lo que no se prendía el gas.
Entre las ventajas de la Goma-2 tenemos que se puede mojar, golpear e incluso quemar sin miedo a que explote y además produce menos humo que la dinamita y es menos contaminante que otros explosivos.

Si quieres saber más sobre explosivos o sobre cualquier otro tema relacionado con el mundo del carbón, no dudes en venir a visitarnos al Centro de Interpretación de la Minería de Barruelo de Santullán. ¡Te estamos esperando!

Óliver del Nozal