miércoles, 9 de noviembre de 2016

Trabajando en la rampla. El sistema de testeros.

Picador con martillo neumático en el tajo
Picador con martillo neumático en el tajo

Hoy vamos a acercarnos a la forma de trabajar en la rampla. Hay varias formas de extraer el carbón y elegir una u otra dependerá de las características de la capa. No hay dos minas iguales, así que no hay una forma general que sirva para todas las minas, por lo que vamos a hablar de una rampla en concreto para hacerlo más fácil.
Vamos a empezar con el sistema de testeros, uno de los más utilizados en nuestro país cuando se trata de ramplas verticales (más de 45º de inclinación). 
Tomaremos como referencia, la siguiente imagen, que será la que utilizaremos para explicar todo el proceso. 

Sistema de testeros en el Pozo Calero
Sistema de testeros en el Pozo Calero 

Nos encontramos con una rampla de 50 metros entre los niveles 180 y 230 del Pozo Calero. En la parte inferior izquierda, podemos ver la sobreguía, donde trabaja el picador que va más avanzado y su principal función es la de permitir que se abran nuevos coladeros para tener un sistema de ventilación constante. Dichos coladeros se abren en el macizo de protección a una distancia de 6 o 7 metros unos de otros. Los macizos son una zona de carbón que se deja sin explotar para asegurar el sostenimiento de la rampla.
A la derecha nos encontramos con 8 series en la característica forma de escalera invertida. En este caso, cada serie está compuesta por 2 tajos, obteniendo cada una una altura de 5 metros. 
El tajo es una medida de progresión en minería que tiene una altura de 2,5 metros y va marcada por los tablos o bastidores, que son unas piezas de madera que sirven para encajar los postes. El avance del tajo varía entre las diferentes minas, siendo el más habitual en Barruelo el de 85 centímetros, mientras que la anchura es la que nos de la potencia de la capa.


Arranque de una serie en el sistema de testeros
Arranque de una serie en el sistema de testeros

Cada picador trabaja en una serie, de tal forma que el carbón que se pica, le pasa por detrás al que se encuentra inmediatamente por debajo y así se evitan accidentes. El picador pica y postea, siendo el posteo uno de los elementos más delicados ya que, por un lado evita que el techo se hunda y es donde el trabajador se apoya. Los postes se deben colocar perpendiculares a la capa y al encontrarse en capas verticales, los postes sirven de "escalera".
Para empezar a picar se debe dar la niveladura, que es la parte superior y se va bajando por la serie. Cada tajo que se pica, se debe postear para evitar derrabes (derrumbamientos) y se hace colocando el tablo en el techo (si tiene tablo también en el muro, se llama posteo a chulana) con 3 postes entre medias encajados a presión. Puede ser que haga falta tapar con madera el techo para ayudar a sujetar la capa y a esta acción se le llama enrachonar.

El carbón cae por gravedad y se carga en los vagones a través de los coladeros que se postean a "cuadro cerrado", con forma trapezoidal para disminuir la presión y normalmente con madera de pino.


Esquema del cuadro cerrado para postear los coladeros
Esquema del cuadro cerrado para postear los coladeros
A medida que se va avanzando, el hueco crece y aunque esté posteado, la madera no es suficiente para soportar las presiones de la montaña. Lo que se hacía en Barruelo para evitar el hundimiento de la rampla era rellenar es post taller, que es la zona que queda por detrás. El relleno se hace con el escombro procedente del avance de la galería y sirve de sostenimiento para poder ir avanzando en la capa de carbón y minimizar los accidentes.

Y este es el resumen de cómo se trabaja en una rampla vertical mediante el sistema de testeros, explicado entre los niveles 180 y 230 del pozo calero en 1955, pero que os dará un idea general para entenderlo en cualquier mina.

Si quieres saber más sobre los testeros o sobre cualquier otra cosa relacionada con el mundo del carbón, no dudes en venir a visitarnos al Centro de Interpretación de la Minería de Barruelo de Santullán.¡Te estamos esperando!

Óliver del Nozal

Fuente e imágenes tomadas del libro "El Pozo Calero", editorial Cultura & Comunicación.